tras más de un año…volvemos a BETAESPERAR

Hemos llegado al punto clave de nuestra primera ovodonación, la betaespera.

Y pese a que el ciclo no ha dado los resultados que esperábamos o las posibilidades que pasar a ovo parecía prometer, aquí estamos, en betaespera hasta el día 20. Ayer tuvimos la transferencia de dos embriones A y C a día 3 que parecían haber descongelado bien y a los que les hemos dado la oportunidad que merecían simplemente por estar ahí y haber llegado a nosotros. No nos quedan congelados, como en nuestras anteriores FIV y volvemos a repetir muchas sensaciones ya vividas, pero pese a todo eso no sé si es mi mente o es mi cuerpo el que me transmite una pequeña esperanza, es una pequeña oportunidad y por pequeña que sea ahí está.

Si hace dos semanas me apresuraba a buscar un plan b y c, motivos y respuestas y análisis de las decisiones y errores cometidos, ahora mismo me siento tranquila, estar en betaespera lejos de lo que suele pasar me produce tranquilidad, me hace sentir un poco “más normal” como cualquiera de esas parejas fértiles que cada mes tiene una oportunidad, este mes yo también la tengo cosa que no he tenido desde hace más de un año y esa sensación me gusta.

Es una betaespera distinta a las dos  anteriores, en esta ecuación hemos metido varios cambios: donante de óvulos, heparina, transferencia en ciclo natural, un protocolo de transferencia distinto a los anteriores, hemos controlado la endometritis, hemos calculado la ventana de implantación…todo esto es lo que un largo año de pruebas y decisiones ha dado.

Las que ya hemos pasado por betaespera sabemos que es difícil afrontarla, que los primeros días sube la ilusión y los últimos dan paso a la desesperación, que entretenerse de poco sirve porque nuestra mente no se va a olvidar del momento en el que estamos pero que algo hay que inventar para anestesiar nuestra mente y frenar el ritmo. En mi primera betaespera me sentí semi-embarazada, mientras que una prueba no dijera lo contrario tenía células dividiéndose dentro de mi y lo disfruté, en la segunda lo viví con ansiedad en lugar de dos semanas parecían dos meses y se me hicieron eternos y ¿ahora? ahora no puedo predecir porque una cosa es la intención y otra el resultado….de momento me encanta como suena “estar en betaespera” es lo más cerca que puedo estar de un deseado embarazo y solo el tiempo sabe como de cerca o de lejos estamos……….pero ahora “a betaesperar”.

20161007_203935

a la ecuación anterior a la que añadía unas cuantas novedades también añado esta vez los tradicionales calcetines de la #infertilpandy un ingrediente más en este camino 😉

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s