El duelo genético

Siendo un blog sobre ovodonación creo que hay que empezar por aquí y para ello os pido ayuda.

arco-iris-53515498

¿Qué es el duelo genético? ¿qué sabemos de él? ¿qué saben otros de él? ¿cómo lo has vivido tú?

Os diré que para mí “el duelo genético” era algo muy pero que muy ajeno, reconozco que he vivido ajena a todas las complicaciones de este camino pensando siempre en mi interior que nada se complicaría, ese mismo sentimiento lo tengo con la ovodonación “voy a llegar y a triunfar” no sé que le pasa a este espíritu mío que no se cansa de equivocarse y se recarga de inocencia una y otra vez, eso ahora va acompañado de muchos miedos pero Iris es experta en despejar tormentas, ya sabéis.

Cuando la sombra del duelo genético empezó a rondarme, creí que sería sencillo, no me siento muy apegada a mis genes, si me pongo a mirarme os aseguro que en sacarme defectos no hay nadie como yo, aunque también he aprendido a quererme. He pensado varias veces “¿mis genes?¿con el equipamiento que traen?” pero cuando la ovodonación ya es una realidad no es tan simple, es complicado.

Quiero escribir esta entrada con vosotros, con vuestras reflexiones. Sé que muchas habláis de hadas, otras de leyendas como aquel hilo rojo que nos une a nuestra donante, pero ¿y el duelo genético?¿es pasajero? ¿es intermitente? ¿qué dudas nos plantea?

Ilusa de mi, la primera vez que pisé una clínica de fertilidad, tanto mi compañero como yo pensamos que por donación de alguno de los dos gametos no pasábamos JA JA y JA, a los pocos meses decidimos que sí, la ignorancia de desconocer este mundo te lleva a conclusiones precipitadas, a frases muy mal hechas y lo que es peor hasta el “que van a pensar en nuestro entorno” y sí, digo esto porque ahora creo que hablar de reproducción asistida no es complicado, pero de ¿ovodonación?

Al final esta capa tan dura que se ha empeñado el destino, la suerte, el futuro y semejante pandilla de aves agoreras en fabricarnos te hace que todo te resbale, el entorno y los del entorno pero no es sencillo. No sé si son ellos o somos nosotros, pero las miradas, palabras , gestos cobran un poder tremendo si este duelo genético se mezcla con ellos, menudo cóctel.

A la cabeza me vienen mil dudas y sentimientos, temas como el desvelar los orígenes o no (JA para yaaaaaaa, que nadie te ha garantizado el positivo maja) el ver las miradas y comparaciones hacía el fruto de esta conjunción (ya estamos otra vez, lo que me gusta el cuento de la lechera a mí). ¿Deben los abuelos saberlo? (pobres, si ellos solo quieren ser abuelos y yo ya quiero fiscalizar su reacción)

Como veis esta entrada da para un libro, por primera vez tengo guardado el teléfono de un grupo de psicólogos especializados en ovodonación, no he pedido cita, pero los he contactado porque creo que por encima del poco cariño que les tengo a mis genes el famoso “duelo genético” es algo más que compartir un iris.

Si me echaís un cable con vuestras experiencias, creo que me ahorro la consulta y me quedo con el grupito de apoyo en la red ;)……..continuará la reflexión y las etapas del duelo genético…….

Anuncios