Famosas y leyendas

Estos días pensando en la 1º quedada infértil que se va a realizar en Valencia (tienes toda la información aquí) y de como dar voz a la infertilidad para romper algunos mitos y tabús me he dado cuenta que esto da para una entrada y mucho más.

Sin duda, si no has vivido esto de cerca o no has tenido a alguien muy allegado que te haya elegido para compartir contigo toda la información, seguirás ignorante a la realidad del problema como yo misma lo soy en otras enfermedades. El problema se agrava porque esta enfermedad “la infertilidad” parece que da derecho a engaños, prejuicios o mitos mucho más que otras enfermedades en las que no se nos ocurriría opinar sin antes escuchar de mano de un especialista o del mismo protagonista que la sufre.

Pero es que si esta ignorancia existe no hay nada peor que alimentarla con medios de comunicación sensacionalistas que poco o nada ayudan, como tampoco lo hacen esos personajes “famosos” con sus “medias verdades”….

¿Analizamos?

  1. Que la archiconocida Ana Rosa Quintana diga en su programa al entrevistar a Raquel Sánchez-Silva en la presentación de su libro “mientras una mujer tenga óvulos puede quedarse embarazada de forma natural tenga la edad que tenga” es engañarnos a nosotras mismas y más si ella elige libremente no compartir su experiencia, vale, no la compartas pero no engañes. Los óvulos envejecen y aunque tu vecina te cuente que la tía de una conocida del otro barrio se quedó embarazada a los 50 de forma natural, vamos a ser serios, los óvulos envejecen por eso el embarazo a partir de los 40 se complica mucho, porque se debilitan y crean unas vellosidades que dificultan ser fecundados, no hay más.
  2. “Que las clínicas de fertilidad te venden ahora que si congelas tus óvulos podrás ser madre cuando quieras” con Paula Vázquez a la cabeza o la conocida de turno, cuidado, podrás intentar ser madre, si tienes tus óvulos jóvenes congelados puedes posponer tu maternidad pero eso no te asegura ser madre, un embarazo es mucho más que tener tus óvulos guardados, en mi opinión, es un gran adelanto con muchas posibilidades pero no es un seguro al 100%.
  3. Que Samanta Villar haya decidido no hablar de los 4 años que pasó intentando quedarse embarazada, me vale, es su programa y ella lo orienta como quiera, pero que en una entrevista se le pregunte por el proceso y diga “nosotros decidimos tomárnoslo con calma, la gente lo vive con mucho dolor, pero yo fui pragmática, si conseguimos tener hijos será genial si no, también” no me lo creo, flaco favor hace si con esas palabras quiere camuflar 4 años de tratamientos, fallos y decepciones, porque si esto no te produce dolor eres de hielo, que levante la mano la que no ha llorado la pérdida de un embrión o el resultado de una beta, que alguien que ha vivido esto en primera persona nos hable de “calma” solo consigue enfadarme porque en esa calma solo le faltó el colofón de “como estábamos relajados lo conseguimos” y ya me da la risa, sentir dolor y angustia no creo que deba ser un sentimiento a esconder, quieres desmitificar lo que se piensa sobre la idealización del embarazo pero prefieres ocultar la montaña de sentimientos de 4 años de un proyecto de familia, ojalá y hubieras compartido lo anterior para dar visibilidad a tanto sufrimiento prenauseas.
  4. Que famosas pasados los 45 hayan logrado sus embarazos no son ejemplos de nada, primero porque la reproducción asistida tiene un coste altísimo que no todas las familias pueden alcanzar y luego porque no se nos cuenta cuantas de esas famosas de 45 no lo lograron por mucho que pagaron y lucharon, al final nos quedamos con la anécdota de “si ella puede por qué no yo”

detras-de-la-fama

Podríamos seguir, pero lo dejo aquí ¿me he dejado alguno?

Por otra parte también quiero decir que hay famosas que sí le han puesto voz a la infertilidad de un modo u otro y es de agradecer, por ejemplo:

  1. Raquel Sánchez-Silva con su libro “Tengo los óvulos contados” y todas sus presentaciones ha dado una visión muy realista y documentada sobre el mundo de la reproducción asistida sin necesidad de haber contado su experiencia personal o sus tratamientos pero tratando sin mitos ni leyendas casos muy reales. Gracias por un buen trabajo.
  2. Tamara Gorro tuvo la valentía de sentarse frente una cámara bastante sensacionalista y desnudar su historia sin tapujos, con palabras muy sinceras y acertadas, sin miedo a decir en público “me sentí mal, me hundí y volví a la lucha”. Gracias por haberte mostrado tan real.

Y no quiero con esto decir que un famoso tenga la obligación de contar nada, ni mucho menos compartir su intimidad, lo que no podemos permitir es que a través de los medios de comunicación se intente maquillar lo que uno mismo ha vivido porque al final el mensaje que llega es muy distinto al real.

¿Qué opináis? ¿Qué añadir? ¿Cuantos famosos se habrán quedado por el camino sin poder lograrlo o pasando caminos tortuosos? eso lo desconocemos, al final cuando se consigue un embarazo es más fácil hablar, dar la cara, pero por eso mismo no olvidemos lo pasado, ni el dolor ni la lucha porque una cosa es seguir adelante y superarlo y otra muy distinta olvidar o maquillar nuestra propia historia.

 

Anuncios